Mercedes EQA: el GLA eléctrico

PIN

Mercedes sigue desarrollando su gama 100% eléctrica. El recién llegado se llama EQA y utiliza muchos elementos técnicos del GLA. Programado para la primavera, anuncia una autonomía de más de 400 km.

La gama EQ sigue creciendo en Mercedes. Esta vez, la familia eléctrica se amplía con la introducción del EQA. Al igual que el EQC y el EQV, que toman la base técnica del GLC y la Clase V, el EQA es el derivado eléctrico del GLA, que ha tomado la apariencia de un verdadero SUV con motivo de su renovación en 2020.

El EQA tiene el mismo diseño general que su homólogo de combustión interna. Se diferencia de éste por su rediseño frontal y trasero. En el frontal, se identifica con la gama EQ por su parrilla completa recubierta de laca negra, mientras que en el interior de los faros hay acentos azules. En la trasera, la matrícula cae en el parachoques, mientras que los faros traseros, que tienen la misma forma que los del GLA, están unidos por una franja de luz.

El perfil es común a ambos vehículos, desde las ventanillas hasta los pasos de rueda ligeramente angulados. Este último puede equiparse con llantas específicas de dos o incluso tres tonos que pueden ser de hasta 20 pulgadas con elementos decorativos en oro rosa o azul.

El salpicadero de este EQA no desestabilizará a los acostumbrados a las últimas producciones de la marca, aclara el concesionario Crestanevada Málaga. Incorpora el doble panel digital inaugurado por la Clase A, así como el sistema de infoentretenimiento de referencia MBUX. La iluminación azulada (sinónimo de los coches de moda de Mercedes) se complementa con inserciones en oro rosa. Estos detalles ayudan a diferenciar el EQA del GLA, al igual que los modos de conducción específicos. Aunque el volante está equipado con levas, éstas no se utilizan para cambiar de marcha, sino para modular la potencia del sistema de recuperación de energía de los frenos.

Los pasajeros del asiento trasero no notarán ninguna diferencia con el GLA, ya que la longitud de la distancia entre ejes es idéntica (2,73 m). Por otro lado, el maletero se reduce en 95 litros hasta los 340 litros. Esta reducción de volumen se debe a la instalación de las baterías. Afortunadamente, la modularidad no cambia con un banco plegable en 3 partes (40/20/40).

Para su lanzamiento, el EQA cuenta con una batería de 66,5 kWh (EQA 250). Tiene una autonomía de 426 km según el ciclo de certificación WLTP y pesa la friolera de 495 kg, con lo que el peso total del coche supera las dos toneladas (2.040 kg). El motor desarrolla 190 CV (140 kW). De momento con tracción simple, más adelante estará disponible la tracción total, así como una versión con hasta 272 CV (200 kW) y un paquete de baterías más grande que le permitirá recorrer hasta 500 km (WLTP).

También te puede interesar